Últimos Programas

3ra. Columna Ágora Política “EL PRI Y SU ESTILO PERSONAL DE GOBERNAR.”

    

Por: Marco Olvera

EL PRI Y SU ESTILO PERSONAL DE GOBERNAR.

Una de las condiciones para gobernar en una Democracia es el reconocimiento de los diversos, de los diferentes. La Democracia, dicen los clásicos, consiste en un gobierno de mayoría que gobierna para todos, no sólo para esa supuesta mayoría. De igual manera, toda forma de gobierno viene siempre acompañada de principios ético– políticos, principios que, en todo momento, deben regir su funcionamiento. Sin embargo, cuando esto se olvida, cuando se olvida que el principio ético básico de todo gobierno, es el bien común, o cuando se corrompe, y cuando se olvida que en la democracia se gobierna para todos, entonces la forma de gobierno se personaliza, se vuelve posesión y propiedad de unos pocos, los que gobiernan, emerge un mando despótico que privilegia sus propios intereses y el bien común desaparece haciendo surgir el bien propio de los pocos que se encuentran en el PODER.

El PRI como un partido que nació siendo gobierno, como un partido elegido “democráticamente”, sustentado en un régimen de instituciones también “democráticas”, ha tenido como su principal característica, desde su fundación, cultivar y pulir una forma personal para gobernar, un estilo propio, una forma específica que, en cierta medida, se ha ido alejando de los valores y principios que caracterizan a todo gobierno democrático, incluido el del bien común, y se ha encargado de cultivar un estilo basado en un esquema de mando – subordinación, de poder vertical, de gobierno patrimonialista, de imposiciones y en muchos de los casos, de autoritarismo caciquil.

Dicho estilo personal de gobernar le ha permitido conservarse en el poder y construir toda una red de relaciones políticas, de favores clientelares, de cooptación, nepotismo y privilegios, a través de grupos de poder, de élites políticas y minorías activas fundadas sobre la base de la disciplina partidista y la acción de gobierno, que le han conseguido tener el control del poder del Estado a través de las estructuras político electorales, ya se Gubernaturas, presidencias municipales, congresos locales, etc. En tales condiciones, ese estilo personal de gobernar, lo ha utilizado para ser favorecido en momentos específicos – críticos- en los que su poder de dominio está siendo cuestionado o en riesgo de ser arrebatado, es en tales momentos de confrontación política, cuando esa forma de gobernar, ese estilo propio, se hace más visible, más desnudo y muestra su verdadero rostro.

Con la llegada de Enrique Peña Nieto al poder en Diciembre pasado, y con el regreso del PRI, como partido, a Los Pinos, se ha podido ver, el regreso también, de ese modo personal de gobernar, que lleva sello propio, y estilos, característicos de todo gobierno priista. Para tal caso es importante hacer un seguimiento ciudadano y estar atentos, sobre la forma de operar políticamente, por parte del gobierno federal, y por parte de algunos gobiernos estatales, caso Sandoval – Nayarit, ya que la vigilancia de su actuar, nos va a permitir observar de una manera más nítida las características de esta forma de hacer política priista que lleva en su ADN, un estilo personal muy bien perfeccionado.

Suscríbete al Feed / RSS via E-mail:

Entérate de todo lo que se publica en Tv Tepic y obtén las actualizaciones directamente en tu e-mail

Haz un Comentario:

  Persona (s) ha (n) comentado...